Sorgo para forraje, algunos aspectos renovados pero con la nobleza de siempre

Producir XXI, agosto 2022

Sorgo para forraje, algunos aspectos renovados pero con la nobleza de siempre

Marcelo G. Torrecillas,

Ing. Agr. (MSc)

Facultad de Ciencias Agrarias-UNLZ

torrecillasm@yahoo.com.ar

El sorgo es conocido por su mucho menor necesidad de agua para producir cada kilo de materia seca. Por eso en su destino forrajero (silaje, pastoreo y diferido) sigue siendo una alternativa que aporta resiliencia al sistema y muchas veces asegura el presupuesto forrajero anual. Asesorarse bien en este cultivo es muy beneficioso.

Cada año se siembra más sorgo

En las últimas dos campañas se han registrado sucesivos incrementos en la superficie destinada al cultivo de sorgo, especialmente el que está orientado a la producción de grano, debido a la coyuntura favorable de mercado.

En una mirada retrospectiva a los últimos 20 años podemos observar que, si bien no hubo un gran avance en la ganancia de rendimiento de MS digestible en híbridos sileros y forrajeros, sí notamos mayor nivel de información y conciencia en el productor, de la importancia del manejo para la obtención de buenos resultados.

En los últimos años, ha surgido un renovado interés en la utilización forrajera del cultivo. Dado que en esta especie, a diferencia de lo que sucede en maíz, existe una amplia variabilidad de tipos morfológicos, es posible combinar tipos de híbridos y generar diferentes opciones de aprovechamiento. En ese sentido hay que considerar que si bien los distintos tipos de híbridos tienen diferentes aptitudes, también requieren manejo diferenciado.

Hay muchos sorgos, se puede elegir

Con respecto a los sileros y graníferos el destino principal de aprovechamiento es el silaje de planta entera o grano húmedo, respectivamente. Existe una gran variabilidad en características morfológicas como tamaño y color del grano, color de planta y contenido de taninos. Normalmente los híbridos de ciclo largo son altos y macolladores.

Actualmente los sorgos también pueden diferenciarse por la capacidad de mantener verde su estructura vegetativa en etapas avanzadas de madurez (stay-green). Dicha característica confiere a la planta mayor resistencia al vuelco y al mismo tiempo permite que los valores de digestibilidad de dicha fracción no desciendan abruptamente. De esta manera se genera una mayor elasticidad en la elección del momento de corte, en especial, cuando éste se determina exclusivamente en base a la fracción vegetativa (híbridos fotosensitivos).

En los últimos años ha cobrado relevancia un nuevo segmento de híbridos dentro del grupo de graníferos, que llamamos graníferos doble propósito (DP) y que se posiciona como actual ideotipo silero. Éstos mantienen el índice de cosecha de aquéllos pero debido a que son 40 – 50 cm mas altos, mas macolladores y foliosos, el rendimiento de materia seca de planta entera es superior. Por lo tanto también es mayor el remanente vegetativo que queda luego de la cosecha de grano húmedo, que en el caso que el híbrido posea adecuado stay-green, presentará también una calidad aceptable.

Una característica extra que debería considerarse en los DP es que tengan aptitud para el rebrote, ya que de esta forma pasa a ser factible la opción de un aprovechamiento anticipado (pastoreo, corte, etc.) y luego ensilar esos rebrotes aproximadamente un mes después de la fecha normal de picado. 

Mayor digestibilidad es un objetivo clave

Sin duda que la aparición del rasgo BMR allá a finales de los 90 (en nuestro país) marcó un hito importante de ganancia en calidad forrajera, especialmente en materiales destinados a pastoreo en verde. Un rasgo de reciente incorporación al cultivo es el del enanismo braquítico (Híbridos identificados como BD). Dichos híbridos presentan acortamiento de entrenudos, con la misma cantidad de hojas y disminuyendo significativamente su altura. Como resultado, se mejora notablemente la relación hoja/tallo y en materiales destinados a pastoreo se observa una mejora en la paratabilidad. Aquellos híbridos que tengan incorporado ambos rasgos (BMR y BD) lograrán una sustancial mejora en la eficiencia de pastoreo, aunque esta performance no se vea reflejada en los ránkings de rendimiento donde compiten con híbridos forrajeros convencionales.

Finalmente, con la definición del rasgo “Cero dhurrina” (Aún en fase precomercial), el pastoreo de sorgo resultará seguro en cualquier circunstancia ambiental y despejará las dudas que aún hoy persisten en el productor ganadero.

Como se aprecia, hay mucho para progresar en cultivo de sorgos y lo idea sería tener el apoyo de un asesor con experiencia.