Producir XXI, mayo 2024

Ecos de ExpoSuipacha 2024

El panel de forrajes mostró mucho margen posible de progreso

Participaron y les agradecemos a ellos y a sus empresas, Santiago Pisonero, de Bayá Casal Semillas, Emilio Bru, de Smart Campo, Andrés Díaz, de Palo Verde Semillas y Diego Costa, de WL Agvance. Una síntesis de los principales aportes:

  • En PP y verdeos (VI y VV) debemos hablar de “Cultivos forrajeros”, dándole así la jerarquía e importancia de los cultivos agrícolas. Debemos darle a los lotes para pastoreos y forrajes conservados igual importancia que una agricultura hecha afinando la puntería.
  • En cultivos forrajeros la calidad de semilla es también clave, tanto como en los de cosecha. Cuando hablamos de densidades de siembra en pasturas y específicamente en alfalfa estamos acostumbrados erróneamente a hablar de kilos de semilla/hectárea y no de semillas por metro cuadrado.
  • Lo primero que debemos tener es un objetivo de logro. Para una alfalfa pura el mismo debería rondar 250 a 300 plantas/m2 y en una alfalfa consociada 150 plantas/m2. Definido esto, debemos conocer varios parámetros relacionados a la semilla y su calidad, que son fácil de conseguir con un análisis de laboratorio. Lo que debemos pedir en un laboratorio son: poder germinativo, peso de mil semillas y pureza física.
  • Con semilla de calidad el productor logra un ahorro en kgr/ha, factor que argumenta a favor de no elegir materiales sólo por el precio del kilo
  • El análisis de semilla se paga solo, hoy tiene un costo de U$S15 por muestra, casi el valor de un kilo de alfalfa, se puede ajustar correctamente densidad de siembra y evitando en algunos casos sembrar kilos de más o quedar con un bajo stand de plantas en otros.
  • El avance de la agricultura “empujó” a la alfalfa a suelos inferiores, algunos con mucha arcilla, otros salinos, pero hoy hay variedades adaptadas a estos suelos problemáticos.
  • La calidad de la siembra en alfalfa es clave, existen casos de una diferencia, a causa de una buena o mala siembra, de unos 2.000 kgMS/ha/año, en el mismo campo y usando la misma variedad.
  • Se está avanzando mucho en alfalfas “anti-empaste”, el productor debiera buscar buen asesoramiento e incorporarlas como una herramienta más frente al timpanismo.
  • También están disponibles en el mercado alfalfas con biotecnología, como las resistentes a glifosato.
  • Intersiembra de alfalfa sobre alfalfa, en general el panel no la recomendó, considerándola “un parche sobre algo que no lo merece. De nuevo, con buen asesoramiento hay soluciones mucho mejores.
  • Existen varias “tecnologías de punta” en alfalfas y otras forrajeras, destacándose los tratamientos de semilla e inoculaciones “de última generación” y las fertilizaciones foliares que permiten potenciar longevidad y rendimiento con menores costos que los convencionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =