Producir XXI, abril 2024

Escenario negocios ganaderos 2024 y 2025

     

Lic. Víctor Tonelli

victor@victortonelli.com.ar

Presenta un panorama difícil pero desafiante y prometedor para aquellos que sigan haciendo las cosas cada vez mejor.

 

Habrá menos oferta

La cadena de ganados y carnes argentina enfrentará un escenario diferente al vigente hasta diciembre del año pasado, impactado por la caída de la oferta derivados de la fuerte liquidación de los stocks a lo largo del 2022 t 2023, los cambios en los procesos productivos que restringieron fuertemente las recrías, sumado al desestimulo que generaban las políticas publicas vigentes hasta mediados de diciembre pasado.

Nuevo ciclo de retención

Efectivamente, los cambios ya ocurridos y los prometidos por el nuevo Gobierno y el cambio en el clima que generó abundante oferta forrajera en buena parte de los campos ganaderos dieron inicio a un ciclo de retención que generará una caída de la oferta de animales a faena a niveles cercanos o superiores al 10% respecto de la ocurrida en 2023, el reinicio de los procesos de recría que reducirán la oferta de terneros, también reducida por fallas en el servicio 2022/2023.

Se estimularán las exportaciones

Para completar el escenario, la liberación de las restricciones a las exportaciones y la reducción de la brecha cambiaria estimularán las exportaciones que, frente a un debilitado poder adquisitivo del consumo interno, seguramente crecerá su participación sobre la oferta disponible a niveles que no hemos visto en el pasado (30 a 33%).

Demanda internacional quizá con mejores precios

Mirando el mercado internacional, no se esperan grandes cambios respecto del 2023 en lo que hace a los niveles de oferta y demanda que, se espera mantengan niveles de 13 millones de toneladas peso producto, con la oferta liderada por Brasil y Australia y el crecimiento de la demanda en mercados conocidos como EE. UU. y Unión Europea. China, nuestro principal mercado con más de ¾ partes del volumen total exportado que venía con precios bajos y amesetados comienza a dar señales de recuperación, esperando que esto se traduzca en mejora de precios para el segundo semestre de este año.

Demanda interna falta con poder adquisitivo pobre

En lo que hace al mercado interno, la demanda estará bastante limitada debido a la demora en la recuperación del poder adquisitivo, muy deteriorada por atrasos en ajustes y por los incrementos de costos, particularmente de servicios y tasas, anteriormente subsidiadas. En esa línea no debería sorprendernos si el consumo por habitante y año que en el 2023 promedió 52,2 kg, baje a niveles de 44 o 45 kg, en tanto se mantenga o suba algo el volumen total exportado, que, como anticipé podría participar en cerca de 1/3 del destino comercial de la oferta total.

Oferta pobre y levantará los precios

Será escasa en todas las categorías, particularmente en novillos con destino a exportación con más de 440 kg vivos o más de 250 kg res, que no se recuperará por lo menos hasta fin de año. Para las vacas con destino a China, es posible que áun quede oferta del saldo a sacar de campos, pero esa oferta no alcanzará a cubrir la demanda a partir de mayo o junio, a partir de lo cual resultará insuficiente para abastecer la demanda exportadora, poniendo tensión a los precios que, por insuficiencia le darán mayor poder de negociación al productor.

Respecto de la oferta de gordo para el mercado interno, queda claro que, por ahora, si bien será menor a la del año pasado, encontrará límites en la capacidad de compra de los consumidores y esto será un limite a la mejora de precios. Por supuesto que esto es una generalización y como siempre animales de calidad y terminación adecuada recibirán mejores ofertas.

Para las categorías de invernada, que contarán con demanda firme de invernadores con buena oferta forrajera y más aún con productores mixtos que tengan buenas cosechas y disponibilidad de granos, todas las categorías tienen chances de obtener buenos valores.

Resumiendo:

Caída de la oferta, en cifras cercanas al 10% respecto del 2023, mercados internacionales interesantes con exportaciones liberadas, mercado interno debilitado por el poder adquisitivo del consumidor, definen un año en el que las exportaciones se preparan para ser las protagonistas del negocio ganadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − diez =