Pensando el tambo del 2030

Producir XXI, abril 2022

Pensando el tambo del 2030

Ing. Miguel Taverna.

Profesional INTA Rafaela

Coordinador Programa Leche (INTA)

taverna.miguel@into.gob.ar

Es fundamental trabajar hoy teniendo una visión de cómo será el tambo a largo plazo, así la sostenibilidad futura tendrá bases ciertas.

El día a día del tambo no nos permite, muchas veces, disponer del tiempo para reunirnos con el equipo de trabajo para reflexionar sobre cuál pretendemos que sea la proyección de nuestra empresa 8-10 años en adelante.

Pretendemos generar este momento de análisis y reflexión a través de una serie de contenidos técnicos. Esta primera publicación será de carácter introductorio, identificando los grandes desafíos. En las sucesivas se desarrollarán temas más específicos.

Es necesario presentar inicialmente el objetivo básico de todo sistema de producción que es su sostenibilidad. Este concepto, frecuentemente utilizado, integra aspectos más conocidos como la necesidad de lograr resultados económico-productivo que hagan viable la empresa, con temas ambientales y sociales, los cuales podemos calificarlos como menos conocidos. Esta primera aproximación muestra la creciente complejidad del desafío que recae fundamentalmente sobre el dueño/decisor de la empresa y su equipo.

 

Aspectos que definen la sostenibilidad de los sistemas de producción de leche.

Este marco conceptual, vinculado con la información que disponemos sobre la caracterización de los tambos argentinos (poblacional), nos posibilita identificar y argumentar algunos desafíos estratégicos para el análisis.

Si bien la necesidad de trabajar buscando una mayor eficiencia y productividad del sistema resulta claro, aparece un indicador no muchas veces considerado y que tiene y tendrá una gravitación determinante a futuro: “la productividad de la mano de obra” (litros de leche o Kg SU/EH/año). En este sentido, el replanteo de la infraestructura y particularmente de las instalaciones de ordeño y anexo, automatizando tareas y/o procesos completos, resultará un aspecto determinante por sus consecuencias sobre las condiciones de vida y trabajo del personal, la participación relativa de los costos laborales sobre los costos totales (clave para definir conveniencia de inversiones) y el acceso a mano de obra calificada.

Otro aspecto muy vinculado a la eficiencia técnica-económica del sistema es el bienestar animal. Solo como para introducir este tema, debemos tener presentes que el rodeo lechero está expuesto la mitad de un año a condiciones de estrés (calor, lluvia, barro y combinación de dos o los tres), siendo la cría y recría, la vaca pre-parto y las vacas en lactancias las más sensibles. En esta última categoría, además de las consecuencias sanitarias y reproductivas, altera negativamente un indicador clave “la eficiencia de conversión del alimento a leche” (la alimentación representa el 40-50% del costo y el estrés puede deterior la eficiencia en un20-30%).

Los tambos argentinos pueden demostrar la posibilidad de combinar alta eficiencia sin impacto ambiental o con impacto positivo aplicando principios de la bio-economía circular. Existen aún temas básicos a resolver: la gestión de purines, el uso eficiente del agua y de la energía. El adecuado abordaje de estos temas hará también un aporte importante a desafíos más complejos, como el de huellas.

Un último punto retoma el desafío de la gestión y la complejidad. Las tecnologías asociadas al concepto de Tambo Inteligente, definido como la utilización coordinada de tecnologías de la información y comunicación, automatización y robótica, serán claves para ayudar al productor en la toma de decisiones más precisas, con mayor sustento. Estas innovaciones nos posibilitarán además responder con mayor pertinencia a los reclamos de los consumidores y clientes.