Evolución de la producción mundial de leche, perspectivas

Producir XXI, junio 2022

Evolución de la producción mundial de leche, perspectivas

Informe: OCLA

www.ocla.org.ar

El año 2022 cerrará en valores entre neutros y levemente negativos para los principales productores mundiales. Argentina con leve crecimiento.

En el cuadro siguiente se toma un grupo seleccionado de los principales países productores e importadores que representan alrededor del 60% de la producción mundial de leche de vaca, en el cual se puede observar una caída de la producción del 0,7%, para el primer trimestre de 2022 respecto a igual período del año anterior.

La Unión Europea, que presentó valores negativos para el año 2021 y comenzó de igual forma el 2022, a pesar de una leve reversión en febrero sigue presentando un valor levemente negativo a marzo 2022. A diferencia de Europa, Estados Unidos que tuvo valores positivos en 2021, en 2022 presenta un porcentaje de variación negativo para el primer trimestre de 2022. El valor negativo de Estados Unidos y el ínfimo valor negativo de la Unión Europea (-1,0% y -0,2%, respectivamente), son por su alta representatividad dentro de la producción mundial, los que determinan el nivel de evolución del conjunto (-0,7%).

Argentina, comienza el año como la mayoría de los países lecheros con una caída del 0,9% que ya se revierte en los dos meses siguientes (+1,6% en el acumulado trimestral). Cabe recordar que Argentina fue quien presentó las mayores tasas de crecimiento en 2020 y 2021 (7,4% y 4,0% respectivamente). Y en 2022 es junto con Bielorusia, México y Japón quienes presentan valores positivos en el primer trimestre de 2022.

Perspectivas de producción mundial 2022

Las restricciones ambientales que imperan en los principales países lecheros desarrollados están frenando el crecimiento de la producción. A pesar de los altos precios de la leche al productor, el incremento de costos (alimentos concentrados, combustibles, agroquímicos, fertilizantes, etc.), afectan los márgenes y reducen la inversión lo cual hace pensar que el año 2022 cerrará en valores entre neutros y levemente negativos para los principales productores mundiales.