Producir XXI, abril 2024

Se puede intensificar exitosamente en cualquier sistema productivo

Se habla mucho de intensificación en los sistemas productivos del campo. Se usa esta palabra muchas veces como sinónimo de recurrir a tecnologías nuevas y más avanzadas, más complejas, más sofisticadas. En los tambos por ejemplo se lo interpreta como encerrar vacas y que ya no salgan al campo a pastoreo, o ya no ordeñar con los sistemas convencionales sino hacerlo con robots. En la producción de carne muchas veces al decir intensificar se habla de un sofisticado feedlot de alta tecnología. En agricultura se interpreta como intensificar todo lo que se refiere a “agricultura de precisión” con mucho equipamiento muy moderno y de alto costo, que en muchos casos no está al alcance de productores chicos o medianos.

En Producir XXI no estamos en contra de ninguno de estos ejemplos que mencionamos antes, es más, hacemos todo lo posible por difundirlos para contribuir a que productores y asesores los conozcan y analicen y si le cuadran a su sistema productivo avancen en su incorporación. Pero para nosotros está claro que no necesariamente todas estas tecnologías deben ir para todos los Sistemas productivos. Veamos algunas precisiones:

  • Intensificar, en su sentido más estricto, según la Real Academia Española, es “Hacer que algo adquiera mayor intensidad”. Intensificar, según la expresión de la Ing Valeria Angelini, docente de Producción Animal en la UNLu, Universidad Nacional de Luján, y Coordinadora de nuestra revista gráfica y digital Producir XXI, es “Hilar más finito en lo que uno hace”. Tal cual, en nuestra visión, cualquiera sea el Sistema productivo, se está intensificando cuando se avanza en hacer las cosas cada vez mejor, “con un manejo más finito, más cuidadoso”

 

  • Las dos fotos de tapa coinciden en lo que muestran, ambas muestran intensificación. Una muestra como se puede intensificar en la producción de forraje en el campo y el manejo del pastoreo. Por ejemplo, un tambo que produce 10.000 kg MS/haVT/año y consume realmente un 60% de lo que produce, aprovecha 6.000 kg MS por año y esto es más, un 50% más, que lo que logra otro tambo de base pastoril que produce 8.000 kg MS y consume 50%, consumiendo 4.000 kg. La otra foto muestra un sistema de vacas encerradas y a las que se les llevan los alimentos producidos en el campo y cosechados con aún más eficiencia por hacerlo por cosecha mecánica. Hasta podríamos imaginarnos que se tratara del mismo tambo que luego de haber intensificado mucho su sistema de base pastoril, unos años después y para seguir creciendo en intensificación decidió pasarse a un sistema productivo aún más intensivo.
  • Pero no se trata de intensificar por moda o por lograr más litros solamente, cuando decimos “Intensificar exitosamente” nos referimos a lograr mejor resultado económico, lograr mayor rentabilidad, es decir un mejor retorno por cada $ invertido en el negocio. El objetivo de cualquier actividad económica es lograr el mejor resultado posible como negocio, pero con futuro y con sustentabilidad.
  • Con futuro, y un claro ejemplo son muchos productores que incorporan nuevas tecnologías para, con eso, motivar y retener a los hijos en la actividad, aunque estrictamente no mejoren el % de beneficio por la inversión realizada. ¿Qué mejor forma de que la empresa tenga más futuro que logrando incorporar a ella a las nuevas generaciones?
  • Con sustentabilidad, que sabemos tiene una dimensión económico-productiva, es decir mejor resultado del negocio, una ecológica, es decir conservando y aún mejorando el medio ambiente y una social, que implica dar adecuadas condiciones de vida y de trabajo al personal y cumplir con las responsabilidades hacia el bien común.
  • Mejora continua: es otra condición para una intensificación con éxito en cualquier sistema productivo. Siempre se puede mejorar un poquito más, siempre hay cosas para aprender nuevas y también para pulir en lo que hacemos. Hay que tener un método de revisar continuamente, detectar aciertos y errores y progresar potenciando lo que se hace bien y corrigiendo lo que se puede hacer mejor.

Ánimo y hasta la próxima.

     Ing. Luis Marcenaro

     Director de Producir XXI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − cuatro =