Editorial Septiembre

Producir XXI, septiembre 2022

Muchas cosas cambiaron en el agro, pero algunas se refuerzan y para bien

Mostramos en nuestra tapa una simpática escultura de Navarro, Buenos Aires. Esta localidad es parte de la tradicional Cuenca lechera de abasto y la obra muestra un típico carro lechero “de aquellas épocas”, hace muchos años. Este tipo de carruajes ya no se usa más, está dentro de las cosas que han cambiado. 

Pero hay muchas otras que permanecen y se afianzan y esto es para bien. No pretendemos agotar la lista, pero sí destacamos algunos de esos aspectos positivos que es deseable que sigan y que se afiancen:

  • Orden en el manejo de las empresas, sin dudas un pilar del éxito en la producción, en la productividad por ha o por cualquier unidad que se mida y para el resultado económico del negocio.
  • Planificación, saber dónde se está y adonde se apunta, tener bien claro dónde uno está y cuáles son sus posibilidades de crecer y desde allí definir con criterio, con prudencia, pero a la vez generando desafíos, adónde se pretende llegar, qué metas alcanzar y cómo trabajar para lograrlas.
  • Contracción al trabajo, cultura del esfuerzo, que hoy en día es muy difícil conseguir en nuestro país por las políticas facilistas tan difundidas, pero que cada empresa debe seguir promoviendo en su gente.
  • Tecnología, mejores formas de producir, para alcanzar las metas, y en esto sigue habiendo un muy buen MPP, margen posible de progreso. Esto es la brecha de eficiencia que existe entre lo que se produce en promedio en una actividad y lo que producen ese 10-15% de “productores de punta” en el proceso de lograr cada vez mejores resultados. Esta brecha nos muestra que sigue habiendo una muy buena oportunidad para seguir progresando. Sigue habiendo metas desafiantes.
  • Asesoramiento técnico y grupos de intercambio que potencian a los individuos, claramente no hay nada más barato y de gran impacto en el campo que el buen asesoramiento y el trabajo en grupos de intercambio que suman ideas y experiencias y potencian la capacidad individual de cada uno.
  • Gestión y manejo empresarial, ya que un objetivo clave de una empresa es poder reinvertir en más y mejores tecnologías y seguir progresando. En esto también hay mucho para avanzar, hay buen MPP. Se puede apreciar cuando se ven en una misma zona campos que progresan y crecen y otros, con iguales suelo y clima y con similares precios y costos, fracasan y desaparecen. 
  • Mejores condiciones de vida y de trabajo en el campo, ya que se han logrado grandes avances en las viviendas, la conectividad, el acceso a mejores escuelas para los chicos, etc., pero no es suficiente. Hay que seguir mejorando porque la gente lo merece y además porque de lo contrario será cada vez más difícil conseguir personal con buenas capacidades y actitudes para avanzar.
  • Capacitación y motivación del personal operario y de conducción de los equipos de trabajo, que gracias a Dios se ha mejorado mucho, pero hace falta seguir profundizando. Gente bien capacitada y motivada es una clave fundamental para el progreso.
  • Cuidados del bienestar animal y del medio ambiente, en lo que también se han logrado grandes progresos, pero no podemos pararnos, hay que seguir avanzando en estos aspectos cada vez más fundamentales.

Destacamos 7-8 aspectos, pero no son los únicos, hay más. Cada productor conoce sus puntos fuertes a potenciar y también los débiles a mejorar. Cada asesor agronómico y veterinario tambien conoce los de sus asesorados. Hay que seguir trabajando en ellos, con ánimo y responsabilidad.

Hasta la próxima. 

Ing. Luis Marcenaro
Director de Producir XXI

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =