Editorial enero 2023

Producir XXI, enero 2023

¡¡Que alegría nos dieron!! ¿Y en la lechería qué? ¡Algo habrá que hacer!!

Realmente el equipo de la Selección Argentina de Futbol nos dio una gran alegría. Y fue muy bueno porque sus integrantes se lo merecían realmente. Y nosotros, todos los argentinos, lo necesitábamos. 

Ellos se lo merecían porque trabajaron con orden, método, con enfoque de largo plazo, con planificación…y con esfuerzo, con mucho esfuerzo. 

Nosotros, los argentinos, lo necesitábamos porque queríamos ver algo que salga bien en nuestro querido país gracias a que se hace con mucho esfuerzo, pero con reglas claras, con planificación, con orden, con método, con objetivos claros y compartidos. En definitiva, queríamos ver algo que salga bien trabajando como se debe trabajar.

Pero…¿En la lechería qué? En nuestra querida lechería necesitamos contagiarnos de esa visión positiva y ganadora de la Selección. Al enorme esfuerzo que hacen la mayoría de los tambos y también la mayoría de los integrantes de la cadena láctea por salir adelante en un marco de política desquiciada por enfrentamientos inútiles, en ese marco, se necesita que logremos orden y marco general de estabilidad y políticas positivas, con visión de futuro.

Y es así… ¡Algo habrá que hacer!… veamos algunas ideas:

  • Del Estado esperemos que logre ordenar la política y la economía. Recordemos que con estabilidad y un panorama previsible, la lechería ya demostró en otros momentos capacidad de crecimiento y desarrollo. La voluntad de la cadena láctea está, hace falta crear condiciones para impulsar lo que somos capaces. En una nota de esta edición tenemos las opiniones del CPN Jorge Giraudo, Director del OCLA, que plantea la necesidad de mejorar políticas para generar impulso en la cadena láctea. Como él dice, “Se podría mejorar el precio al productor si no hubiera controles en el mercado doméstico, ni atraso cambiario ni derechos de exportación”,
  • De las empresas procesadoras de leche esperemos que sigan apoyando a los tambos, pagando el mejor precio posible y llevando adelante programas de acompañamiento que contribuyan a impulsarlos por el camino difícil pero necesario de ver permanentemente que mejoras de manejo seguir incorporando para lograr cada vez mejores resultados. 
  • De los productores hay que esperar que reaccionen positivamente y hagan lo suyo. Esto significa estudiar muy bien la situación de cada tambo, discutir posibilidades con su equipo humano, incluyendo los asesores veterinarios y agronómicos… ponerle números de $$ a cada cosa y…tirar para adelante, con orden, planificación y método. Como tantas veces hemos dicho, lo que cada uno con su gente no haga por mejorar su negocio, no vendrá “Papá Estado” a solucionárselo. En esta misma edición hay una nota del veterinario y productor Armando Charmandarian, con aportes muy concretos y en línea de lo que puede hacer cada tambo para salir adelante aún en esta situación muy difícil. Cada productor tendrá que ver cómo llevar adelante, y sostenidamente, las cosas que ya sabe que hay que hacer pero que por diferentes razones “van quedando”. 
  • De otros componentes de la cadena láctea se podría esperar apoyos. Los bancos, los contratistas de ensilada, los proveedores de balanceados para suplementar más ahora hasta que haya pasto en los potreros, por citar algunos ejemplos. Todos ellos tienen cosas para resolver positivamente y así ayudar a pasar el muy mal momento de sus clientes…recordando que a cada uno de ellos les conviene que esos clientes no desaparezcan.

Como decimos…¡Algo habrá que hacer!!… y si no se hace…los efectos serán peores.

Hasta la próxima.

Ing. Luis Marcenaro
Director de Producir XXI

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =