Producir XXI, diciembre 2021

Diferentes puntos de vista, pero siempre seguir sumando

Nuestra tapa de este mes es muy gráfica. Nos muestran dos personas que frente a la misma realidad la ven diferente y opinan distinto. Es muy válido que según cómo cada uno se ubique frente a la misma realidad, la vea diferente. Y es válido también que les surjan distintas ideas, diferentes opiniones.

  • Está bueno que, en una misma empresa, del agro, por ejemplo, la gente piense distinto y lo diga. Las visiones distintas enriquecen la forma de ver las cosas, y generan opiniones diferentes que ayudan a buscar los mejores rumbos. Pero en las empresas hay quienes conducen y tienen la responsabilidad final. Esos deben alentar, estimular a su gente a expresar sus opiniones no importando cuan diferentes sean, y a su vez esa gente es clave que aporte ideas y las experiencias que surgen del trabajo de todos los días. Pero siempre es mejor que se opine desde lo positivo, sumando, no restando.
  • Está bueno que en una familia se piense diferente.  Si es una familia que lleva adelante su propia empresa de padres e hijos, la experiencia de los mayores aporta seguridad, y la osadía y el coraje de los jóvenes le pone sal y pimienta al enfoque de negocio con una visión más adecuada a los tiempos que corren. Pero lo bueno es que esas distintas visiones y opiniones se desarrollen sin peleas, sin confrontaciones. Que sea en positivo, siempre sumando
  • Está bueno que, en la Soc Rural de la zona, o en el Consorcio caminero, o en la Cooperadora de la escuela, se tengan opiniones deferentes. También en las Instituciones comunitarias se enriquecen las ideas con diferentes miradas y diferentes opiniones. Pero si el grupo tiene “buena leche” para los temas en común, si los miembros de la Comisión Directiva se preocupan de opinar en positivo, con propuestas concretas y no sólo con protestas, el grupo crece, se hacen más y mejores cosas y los resultados son más positivos. 
  • Siempre está bueno partir de visiones diferentes e ir enriqueciendo las miradas. Es que así, arrancando de posiciones distintas, pero buscando acuerdos compartidos, las personas crecen, las familias crecen, las empresas crecen, las instituciones crecen. Todos crecemos.
  • Pero la clave es “seguir sumando”, en positivo y compartido, buscar lo mejor para el conjunto. Siempre seguir sumando, y sobre las experiencias, los errores (muchos y te los dicen) y los aciertos (poco se habla de ellos), seguir mejorando. Cuando se comparte el trabajo de ver, mirar la realidad, juzgar, es decir analizar esa realidad y resolver, y actuar, ejecutando, haciendo, se está recorriendo el camino virtuoso de “la mejora continua”, y se avanza volviendo a ver y recomenzando el ciclo.

Tan sencillo como esto que decimos: partir de miradas diferente y buscar los concensos, avanzando por el camino, nada fácil pero no hay otro, de la mejora continua en base a Ver, Juzgar y Actuar.

Estas ideas serán de gran ayuda en el muy difícil año 2022 que comenzamos casi ya, pero pensemos en positivo y pongamos todo, cada uno, de lo que hay que poner. Recordemos que lo que no haga cada quien, no vendrá nadie a reslizarlo por él. Pongámosle voluntad y empeño y tendremos un Buen Año 2022.

Finalmente, en esta pandemia, cuídese cada uno y cuide a los demás. Es una forma de ser solidario y ayudar a todos. No alcanza sólo con vacunarse, aunque es clave poder hacerlo. Hay que seguir con reniones chicas y aireadas, distanciamiento social (2 metros o más), uso adecuado de barbijo, también en la nariz y frecuente lavado o desinfección de manos. 

Hasta la próxima. 

Ing. Luis Marcenaro
Director de Producir XXI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − cuatro =