Producir XXI, febrero 2024

El precio es importante, pero sólo con él no alcanza.

No hay dudas de que un buen precio de lo que uno vende, el mejor posible, es un punto clave de cualquier tipo de negocio. Esto es así desde quien vende zapatillas a bicicletas … y también en las producciones agropecuarias.

El precio es importante, pero agregamos, con total convicción, que sólo el precio no alcanza. Esto lo venimos diciendo desde hace más de 50 años…y siempre ha sido así. Cuando comenzaba yo en la lechería, en aquellos años de los Ings. Alberto Lesser, Mariano Mendizábal o Juan Manuel Garay, en abasto; Eduardo Almeida, en Entre Ríos; o Javier Zubizarreta, en oeste de Bs As; junto con Med. Vet. como Antonio Gualdieri, Juan Alberto Rodriguez, Marrodán, Lefebre, y otros, que ya trabajaban mucho y muy bien por la tecnificación de los tambos, la producción de leche promediaba unos 900 litros/ha VT/año. Y también en esos años los productores reclamaban por mejor precio, el mejor que se pudiera. Ha pasado medio siglo y gracias al trabajo, gran trabajo, de productores, administradores, operarios y asesores agronómicos y veterinarios, del INTA, los grupos CREA, servicios técnicos de las empresas lácteas, como el DATP de La Serenísima o el de Gándara de Jorge Olmedo y Daniel Villuya, los grupos GAICO de SanCor y muchos otros, hoy la producción promedio de los tambos argentinos expresada en lts/ha VT/año llega a unos 8500-9000 litros.

El crecimiento en productividad ha sido espectacular, realmente… pero hay aún por delante un gran Margen Posible de Progreso (MPP). Queda mucho por progresar en la producción y en la gestión del negocio, porque el tambo siempre lo hemos visto como un negocio, no como “potrero lindo o vaca bonita”. Los negocios son para ganar dinero y hay que adecuarse a las realidades de la economía. “Sólo con el precio no alcanza porque, como todavía hay margen posible de progreso, si otros mejoran y uno se queda atrás, uno se queda fuera de juego”.

 

 

El cuadro muestra, sólo como ejemplo, lo que pasa con un tambo de 200 has que pasa de un Manejo A, un buen manejo de hoy, a un Manejo B, con cuatros mejoras en lo productivo, sólo cuatro, que son muy posibles, en años de clima normal:

  • Producir un poco más de forraje por ha., que aquí lo expresamos como pasar de 8.000 kg MS/ha VT/año, a 8.500 kg.
  • Mejorar el aprovechamiento del forraje producido, pasando de 55% al 60%, entre pastoreo y producción de forraje conservado en esas mismas has de pastoreo.
  • Mejorar el manejo general del rodeo, (reproducción, controles, etc.), pasando de 78% al 80% en VO/VT
  • Mejorar la eficiencia de conversión de esos forrajes en leche, manejo de horarios y formas de pastoreo, días en leche (DEL), confort, etc., expresado en cuanta leche se logra por cada 1 kg de materia seca (MS), sabiendo, lógicamente que además del forraje consumido del campo, ese tambo, en los dos manejos por igual, suministra silajes, heno, algún subproducto y concentrados.

Así, asignando para los dos manejos por igual unos 8 kg MS/VT/día, se llega a que ese tambo puede crecer en unas 38 VO promedio año, creciendo, sólo por estos 4 factores, en unos 442 litros/día. Estos avances, a igual precio, son unos $ 3,2 millones por mes más de ingreso, o unos $ 13.750 por VO/mes.

 Y prestemos atención a la carga animal por hectárea, que, en el Manejo B, el mejorado, aún le queda MPP, aún podría seguir progresando según zona, ya que está en menos de 1,5 VT/ha VT.

El precio es importante, pero sólo no alcanza. Con mejoras en productividad y manejo del negocio, se potencia el efecto precio.

Ánimo y hasta la próxima.

Ing. Luis Marcenaro

Director de Producir XXI           

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 7 =